» » 8 TIPS para manejar la relación con su asesor financiero

8 TIPS para manejar la relación con su asesor financiero

iGestion 2.0 22 de abril del 2011 Finanzas No hay comentarios

  1. Entender la naturaleza compleja de la relación cliente – asesor
  2. La relación entre el inversor y el asesor financiero en la mayoría de los casos suele ser bastante difícil, y esto es algo lógicamente entendible, ya que nos encontramos ante una situación en la que dos personas buscan tomar decisiones que involucran el dinero de uno de ellos. Todo esto tendiente a un futuro, la mayoría de las veces, incierto y basándose en información imperfecta. Además, hay que considerar el latente conflicto de intereses que surge en esta relación. Tenemos por un lado a un inversor focalizado en conservar o aumentar sus ahorros, y por el otro, al ejecutivo de cuentas que se dedica muchas veces a generar dinero para el banco donde trabaja, ya sea haciendo que el cliente realice un gran numero de operaciones, o vía la venta de fondos comunes u otro tipo de instrumentos financieros.

    De esta forma, saber desde un primer momento que nuestro asesor financiero puede tener otros intereses que los nuestros, puede ahorrarnos muchas dificultades.

  3. Determinar quien toma las decisiones de inversión
  4. Es fundamental asumir la responsabilidad sobre el destino de nuestros ahorros. Por ello, resulta importante que desde un primer momento esté bien claro quién toma las decisiones de inversión: el inversor o el asesor. Con esto se evita que en las ganancias los méritos sean compartidos, mientras que en las perdidas la culpa sea del inversor. Lo aconsejable es tomar decisiones en conjunto para así diluir responsabilidades y evitar un camino seguro al fracaso.

  5. Buscar asesores orientados a resultados
  6. Como se mencionó en el punto anterior, la mayoría de los asesores financieros trabaja para un banco o broker y cobra el sueldo de su empleador, por lo que sus esfuerzos estarán orientados a satisfacer sus demandas.

    Pero hay que tener en cuenta que también existen asesores que trabajan de manera independiente y cobran sólo por el éxito de su gestión, lo cuál significa que sus objetivos se encuentran más alineados a los de sus clientes. Apuntar a este tipo de asesores que ganan sólo cuando nosotros ganamos puede resultar una decisión inteligente.

  7. No tener vergüenza de preguntar
  8. Siempre que acudimos a un profesional solemos pedir referencias del mismo. Por esto, no debemos sentir vergüenza de realizarle preguntas al asesor. ¿Cuantos años de experiencia tienen en el mercado? ¿Hace con su dinero lo mismo que con el de sus clientes? ¿Puede facilitar referencia de otros clientes?. Todas estas son preguntas que no deben incomodar, sino que ayudan para que la relación comercial prospere.

  9. No dejarse impresionar por el lenguaje técnico
  10. Es común que los asesores financieros utilicen lenguaje técnico, que suele ser un tanto complicado para aquellos inversores principiantes. Por esto se recomienda pedir explicación y todos los términos que no entendamos, para que de esta forma podamos lograr una mejor asignación de nuestro patrimonio de manera consensuada.

  11. Explicitar el objetivo del a inversión
  12. El objetivo de la inversión ser muy variado. Sea cual fuere este objetivo, es fundamental que esté bien claro para ambas partes. En caso contrario, la situación podría desembocar en conflictos no deseados entre el inversor y el asesor por falta de entendimiento.

  13. No dejarse apurar para tomar decisiones
  14. Las decisiones que el inversor deba tomar, nunca deben ser apuradas por el asesor. Si esto sucede, es una clara señal de que las cosas no marchan como corresponden en la relación comercial.

    Como inversores, siempre debemos tomarnos nuestro tiempo para analizar todas las posibilidades de inversión y tomar la mejor decisión posible para nuestros propios intereses.

  15. Capacitarse
  16. La capacitación consiste en anotarse en cursos de finanzas, leer revistas y diarios especializados y demás acciones similares. Esto es lo mejor que podemos hacer para poder encontrar un buen asesor financiero, y de esta manera, poder hablar su lenguaje y entender mas sus motivaciones y su visión de mercado.

    Esto se traducirá en la posibilidad de acceder a inversiones más sofisticadas de rendimientos más altos al tener el asesor un interlocutor válido para intercambiar estrategias de inversión.