» » Cómo crear negocios sustentados en oportunidades reales

Cómo crear negocios sustentados en oportunidades reales

iGestion 2.0 16 de enero del 2013 Administración No hay comentarios

Quienes emprenden negocios, normalmente lo hacen enfocándose en el producto y no en el consumidor. Lo más inteligente es detectar la oportunidad, entendiendo como tal una necesidad o deseo no satisfecha, para luego dar forma al producto o servicio, de manera tal que éste se adapte lo más posible a esas necesidades insatisfechas.

Por lo general, los negocios se originan a partir de un producto o servicio que nos gusta, sin advertir si ese producto o servicio realmente es potable, es decir, si realmente hay público para él. Empezar un negocio a partir de una oportunidad real, es lo más aconsejable para lograr el éxito.

Basar el negocio en el consumidor

Es muy usual que quienes emprenden un negocio, lo hagan centrándose en el producto o servicio que desean comercializar, para posteriormente ver de qué manera hacerlo atractivo y vendible. Sin embargo, el proceso ideal es el contrario. Es decir, un negocio debe surgir de la detección de una idea, fundada en una necesidad o deseo insatisfecho, para luego y a partir de esa oportunidad, crear y diseñar un producto o servicio que se ajuste lo mejor posible a las necesidades o deseos que se pretende satisfacer con él, así como a los consumidores meta.

No obstante, y como decíamos antes, por lo general, sigue ocurriendo lo que en marketing se denomina miopía de marketing, y sucede cuando quienes le dan origen al producto o servicio se centran en él, y no en los compradores, que hoy son los protagonistas de la ecuación.

Esto que parece tan sencillo, no lo es, y requiere de atención permanente, y finalmente, de animarse. Emprender un negocio no es tarea sencilla, por lo que ello implica, no sólo económicamente hablando, sino el desgaste que muchas veces supone el trabajo por cuenta propia.

Lo cierto es que en nuestro país (Argentina), la tasa de emprendimientos es elevad, lo cual nos da la pauta de que los argentinos somos arriesgados y nos atrae la idea del trabajo independiente. Pero a su vez, esta tendencia denota las sucesivas crisis que en nuestro país hemos tenido que enfrentar, llegando a recurrir al empleo por cuenta propia como una forma de sortear las recesiones y como una estrategia para generar ingresos.

Más allá de los motivos que motiven el emprendimiento, hay algunos preceptos que es útil saber antes de lanzarse a la generación de un negocio. Pero sobre todo tener presente lo que decíamos antes: detectar una oportunidad real es fundamental para asegurarnos éxitos futuros, o al menos reducir el margen de riesgo que todo emprendimiento supone.

Aspectos a considerar para la detección de oportunidades

Como decíamos antes, la detección de oportunidades requiere de un esfuerzo y de un ejercicio, que luego de un tiempo de realizarlo, se incorpora a uno como algo natural que surge sólo.

Sin embargo, lo aconsejable es dedicar un tiempo de atención y concentración, así como también estar muy atentos a las tendencias del ambiente externo, hecho que requiere observación y estar bien informado.

Existen algunas pautas que creemos, son esenciales para que la idea de negocio sea exitosa:

  1. Es primordial que lo que se vaya a emprender guste, porque es de esta forma que uno puede llegar a poner pasión, esfuerzo y entusiasmo, lo que sin dudas, luego se refleja en el negocio mismo.
    Para estos es importante imaginarse en el lugar, es decir visualizarse y verse con ganas y entusiasmo.
    Un pregunta que puede ayudar a detectar la pasión en un negocio particular es: ¿Qué negocio emprenderias si no tuvieras limite económico para hacerlo?
    También es importante a este respecto, que se domine la materia que conlleva el rubro elegido, a fin de acotar el margen de error y fracaso.
    Por mucho que nos guste algo, si no tenemos conocimiento ni dominio de lo que implica el negocio, dificilmente podremos luego dominarlo. En todo caso, antes de dar inicio al emprendimiento, habrá que formarse en la materia.
  2. Como ya dijimos, que ello responda a necesidades y deseos insatisfechos, es decir, oportunidades reales. Cuantos menos jugadores haya en el mercado en el cual nos vamos a introducir, más chances de éxito tendremos.
  3. Que el mercado que vayamos a atender tenga proyección de crecimiento, también es clave, aunque no esencial, pero por supuesto, en un mercado con esas características, existen más posibilidades de logros. En este sentido, resulta práctico estar atentos para descubrir las diferentes tendencias que se dan en el país y el mundo.

Contando con estos tres elementos como condiciones para comenzar un negocio, es muy posible lograr una cantidad de éxitos considerables, e incluso, sostenidos.

Un método que facilita la detección de oportunidades

La Tormenta de Ideas es un método del cuál ya hemos hablado, consistente en cinco pasos, que nos permitirá detectar una buena oportunidad de negocio.

En primer lugar, se debe realizar una amplia lista de todas las ideas de negocio que podamos encontrar, y que nos puedan resultar atractivas. Luego se deben evaluar las ideas para que al final del proceso contemos con un grupo de entre 10 y 15 ideas de negocio, las cuales deben ser sometidas a un proceso aún más riguroso para escoger la mejor idea.

La idea que resulte del proceso de selección deberá ser sometida al estudio de prefactibilidad. Este estudio consiste en realizar una pequeña e informal investigación de mercado en donde nuestro objetivo será tener una primera idea de la viabilidad del negocio.

En esta investigación de mercado, visitaremos negocios de la competencia, y analizaremos sus estrategias y sus errores, haremos pequeñas encuestas a clientes de dicha competencia, etc. En caso de convencernos de su viabilidad, pasaremos al último paso en donde someteremos la idea al desarrollo de un plan de negocio.