» » Economías de escala

Economías de escala

iGestion 2.0 9 de marzo del 2013 Economía 2 comentarios

Las economías de escala son la causa de que el costo promedio de producción de un objeto caiga  por el aumento del volumen de producción. Estas fueron el principal factor del gigantismo corporativo producido en el siglo XX. De hecho, fueron fundamentales para la revolucionaria línea de ensamblaje de Henry Ford (Producción en masa), y constituyen la espuela de muchas fusiones y adquisiciones actuales.

Existen dos tipos de economías de escala:

  • Interna: Ahorro que se acrecientan en una firma sin importar de qué industria, mercado o ambiente forme parte.
  • Externa: Economías que benefician una firma como resultado de la manera en la que está organizada su industria.

Las economías de escala internas pueden surgir en una variedad de áreas. Por ejemplo, resulta más fácil para grandes compañías amortizar gastos administrativos de investigación y desarrollo. En la industria farmacéutica, ocupa un papel fundamental. Sin embargo, los costos de descubrir la siguiente droga más vendida son enormes y se incrementan. Varias de las fusiones entre compañías de este tipo en años recientes han sido impulsadas por poco más que el deseo de las compañías por trasladar sus gastos de investigación y desarrollo a un mayor volumen de ventas.

Asimismo, las economías de escala internas pueden surgir al trasladarse los elevados costos fijos de bienes de uso a un volumen más grande de ventas. La generación de energía eléctrica y la producción de acero constituyen dos industrias en las que es necesaria una facturación de proporciones considerables para que se justifique toda la inversión de capital inicial en bienes de uso. No son empresas para poco ambiciosos.

Las firmas grandes también ganan economías de escala internas porque pueden usar mano de obra especializada y maquinarias con más eficiencia que las pequeñas. Es menor la probabilidad de que deje de funcionar la línea de ensamblaje y paren los operarios de una empresa de gran envergadura que los de una pequeña firma.

No obstante, las economías de escala tienen un lado oscuro, conocido como “deseconomías de escala”. Cuanto más grande se vuelve una organización para poder desarrollar economías de escala, más compleja se vuelve su administración. Esta complejidad conlleva un costo. Eventualmente  este costo puede superar los ahorros anteriores. En otras palabras, las economías de escala no pueden dar frutos toda la vida.

Frederick Herzberg, un distinguido profesor de administración, sugiere otra razón para no apostar ciegamente a las economías de escala:

Los números nos adormecen los sentidos por aquello que se cuenta y nos llevan a adorar las economías de escala. La pasión está en sentir la cualidad de la experiencia, no en tratar de medirla.

T. Boone Pickens,un geólogo devenido magnate del petróleo convertido en un experto de los negocios, escribió sobre las deseconomías de escala en su autobiografía de 1987:

Es inusual encontrar una gran corporación que sea eficiente. Sé de economías de escala y de todas las demás supuestas ventajas que ellas traen aparejadas. Pero cuando miras por dentro, es fácil advertir cuán ineficientes son en realidad las grandes compañías  La mayoría de las burocracias corporativas tienen más empleados que trabajo por hacer. Las grandes corporaciones fueron muy buenas en establecer líneas de ensamblaje masivas, pero muy malas en modificarlas para acompañar el cambio.

La gran ventaja de ser una gran empresa solía residir en que permitía a una compañía comprar insumos más baratos, al comprar más cantidad. Pero, en la actualidad, Internet puede en muchos casos minimizar las economías de escala. En un informe realizado por Forrester Research, una compañía de investigación estadounidense, se dieron ejemplo de la manera en que Internet ha alterado la estructura de precios en varias industrias, particularmente, aquellas con un gran contenido de información.

2 Comentarios en 'Economías de escala'

Deja tu comentario

  • Nombre:
    E-mail:
    URL: (Opcional)