» » El dinero y la financiación de la economía

El dinero y la financiación de la economía

iGestion 2.0 4 de julio del 2012 Economía No hay comentarios

El flujo circular de la renta necesita para pasar de la producción a la renta, de la renta al gasto y de éste a la producción, un instrumento de cambio que facilite este enorme conjunto de transacciones. El dinero lleva a cabo esta función de instrumento de cambio y pago que facilita el intercambio, el ajuste de los mercados, la satisfacción de necesidades y la disponibilidad de los recursos necesarios para la producción. Junto a esta primera y más importante función del dinero, la segunda función nos muestra al dinero como unidad de cuenta, ya que mediante su uso se pueden fijar precios y realizar cálculos sin necesidad de llevar a cabo transacción alguna. Por último, el dinero es un depósito de valor que permite mantener la riqueza disponible para el consumo futuro. Con su uso se pueden hacer previsiones, mantener la liquidez de los ahorros y justar el comportamiento de los agentes económicos al paso del tiempo. El dinero es, pues, un activo financiero que tiene la propiedad de ser completamente liquido, es decir, es el activo que permite a quien lo osee efectuar cambios directamente.

A lo largo de la historia, las clases de dinero han sido muy variadas. Hoy podemos distinguir inicialmente el dinero legal del dinero bancario. El dinero legal es aquel que el Gobierno declara que debe aceptarse como medio de pago y cambio. Este es el tipo de dinero que tiene respaldo del Estado. El dinero legal a su vez puede diferenciarse en:

  • Dinero mercancía: Constituido por monedas de pleno contenido metálico. Eran, pues, monedas de oro y plata, cuyo valor monetario era equivalente a su valor metálico en el mercado de oro o plata.
  • Dinero signo o fiduciario: Constituido por monedas y billetes representativos de un valor nominal, pero sin valor intrínseco equivalente. Las monedas eran emitidas normalmente por el Tesoro para hacer frente a pagos fraccionarios, mientras que los billetes los emite el Banco Central y son para hacer frente a grandes pagos.

Finalmente, el dinero bancario está constituido por los depósitos de los agentes económicos en los bancos comerciales, que pueden movilizarse mediante cheques. Los agentes utilizan estos cheques para el intercambio y el pago, y por ello se consideran, a todos los efectos, dinero. La utilización de estos depósitos bancarios para hacer frente a pagos por transacciones, mediante taarjetas de plástico y operaciones electrónicas por línea telefónica o comunicación informática, hace que sea ésta la forma más utilizada de dinero en las economías más desarrolladas.

Puesto que las dos grandes clases de dinero son los billetes y los depósitos bancarios a la vista es necesario comprender bien el funcionamiento de las instituciones financieras que pueden crear dinero: el Banco Central y los bancos comerciales.