» » Gestión logística: Clave para lograr rentabilidad y competitividad

Gestión logística: Clave para lograr rentabilidad y competitividad

iGestion 2.0 27 de diciembre del 2012 Administración 2 comentarios

Gestion logisticaConceptos sobre logística

Los antecedentes de este concepto tenían que ver con tener el producto justo, en el sitio justo, en el tiempo oportuno, al menor costo posible. Sin embargo, éste ha evolucionado en el último tiempo, llegando a redefinirse este conjunto de elementos, para hoy en día ser todo un proceso.

http://www.lebasketbawl.com/wp-content/themes/twentyfifteen/research-paper-sites.html

Dicha evolución coloca a la logística bajo una nueva concepción, llegando a determinarse que hoy la logística empresarial es colocar los productos adecuados (bienes y servicios) en el lugar adecuado, en el momento preciso y en las condiciones deseadas, contribuyendo lo máximo posible a la rentabilidad de la firma. Así, esta tiene como objetivo la satisfacción de la demanda en las mejores condiciones de servicio, costo y calidad. Se encarga de la gestión de los medios necesarios para alcanzar este objetivo y moviliza tanto los recursos humanos como los financieros que sean adecuados. Esta a su vez cumple una función principal de servicio, apoyando las operaciones de producción y de marketing, agregando al producto un importante valor de oportunidad. La logística bien gestionada es una de las herramientas más importantes para crear fidelidad, ya que añade valor al producto que se entrega (como ya dijimos antes). Otros beneficios son el aumento de la rentabilidad por disminución de costos y el manejo de inventarios para un retorno rápido de la inversión; son definitivos también metas de logística y marketing.

Problemas clásicos de un sistema logístico

Los problemas clásicos que se observan cuando existen inconvenientes en el sistema logístico de distribución y que obligan a replantear la situación son:

  • Imposibilidad de comprometer fecha cierta de entrega a los clientes.
  • Deficiente información sobre las entregas realizadas.
  • Stocks de productos inadecuados y mal distribuidos.
  • Lapsos excesivos entre la forma del pedido y su entrega.
  • Equipamientos e instalaciones deficientes – obsoletas.
  • Deficiente respuesta a los reclamos de los clientes.
  • Sistemas orientados a la faz contable y no a la gestión logística.
  • Distribución inelástica y muy apegada a lo tradicional.
  • Desconocimiento de los costos reales.
  • Incertidumbre sobre la calidad de servicio ofrecida.
  • Insatisfacción de los clientes.

De más está decir que es preciso, para el buen desempeño de un negocio, evitar cualquiera de estos, en pos de una correcta entrega y posterior satisfacción de los clientes.

Premisas para una buena gestión de logística

Para lograr una óptima gestión de la logística, con todo lo que ello implica, es necesario que antes las empresas definan claramente, incluso antes de establecer su política de distribución, los siguientes puntos:

  • Las exigencias del servicio requerido.
  • Los mejores métodos para satisfacerlas.
  • Los sistemas de transporte y entrega de los productos.
  • Los niveles de existencias apropiados y su seguimiento en línea.
  • La ubicación de depósitos y centros de distribución.
  • Los canales de comercialización adecuados para cada línea.

Globalización y logística

Pese a que vivimos en un mundo globalizado desde hace largos años, y este no es novedad, hay muchas empresas que no logran integrar este fenómeno a su estrategia comercial.

Lo cierto es que la globalización implicó la desaparición de fronteras en todos los aspectos, especialmente en el económico, suscitando cambios en las formas de competencia estratégica y de diferenciación, volviendo a mercados de bajo costo. Esto llevó a que las empresas se vean obligadas a implementar estrategias y planes de acción de mejoramiento en las operaciones logísticas nacionales e internacionales, logrando grandes ventajas, en detrimento de aquellas que no se adaptaron a estas nuevas condiciones que planteaba este fenómeno. Lo que es real, más allá de las diferencias de maniobra de las distintas organizaciones, es que la globalización de la economía exige introducir el concepto de logística porque, entre otras cosas, en economía se parte pensando en los consumidores, creando nuevas estrategias entre los generadores de cargas (bienes) y llegando a los clientes finales. Así, las empresas cada vez se abocan más a hacer lo que saben hacer bien, tercerizando el resto de actividades. De allí que muchos formatos de negocios se sustenten con un buen sitio web y muy buena información para llegar a su público target. En este contexto es que la logística internacional se ha constituido en uno de los elementos clave en este nuevo ordenamiento económico internacional, ya que permite la conexión entre centros de producción y consumo distantes, todo ello de una manera rápida y eficaz.

Actividades implicadas en el proceso

La logística empresarial abarca la gestión de las actividades de los departamentos de compras, producción, transporte, almacenaje, manutención y distribución. Los componentes de la administración logística empiezan con las entradas que son materias primas, recursos humanos, financieros e información. Estas se complementan con actividades tanto gerenciales como logísticas, que se conjugan conteniendo salidas de logística, que son todas las características y beneficios obtenidos por un buen manejo logístico. Es precisa una gestión conjunta de todo el sistema logístico que implica flujos de mercancías, información y dinero. Se trata de coordinar todo el sistema de distribución desde el primer proveedor hasta que el producto llega al cliente.

Objetivos de la logística

Los dos grandes objetivos de la logística son:

  1. Dar un servicio satisfactorio al cliente. Entregar los productos en el tiempo previsto y sin errores.
  2. Reducir los costes de llevar el producto a través de todo el sistema hasta el consumidor final. Entre los costes que podemos reducir son fundamentalmente los relacionados con los inventarios, los de almacenamiento, los costes de gestión y los de transportes.

Todo está orientado a la satisfacción del cliente que es, en definitiva, lo que determina el éxito de cualquier negocio.

Articulos Relacionados

    2 Comentarios en 'Gestión logística: Clave para lograr rentabilidad y competitividad'

    • 7 enero, 2013
      Alejandro Nichols:

      Para poder generar los productos que los clientes demandan, las empresas necesitan consumir muy diversos tipos de recursos: desde materias primas a energía, recursos humanos o tiempo de máquina. Por tanto, para poder generar esos outputs cuando sean requeridos, todos esos recursos necesarios deben estar disponibles para su uso en el momento preciso. Es donde radica uno de los principales problemas de la gestión de la producción: cómo organizar el sistema, de modo que siempre que sea preciso recursos disponibles, pero de modo que el costo global sea el menor posible (es decir, que no se disponga de recursos en exceso).

      Responder
    • 9 enero, 2013
      logistica:

      La logística es un concepto extenso e importante para la vida empresarial, por ello es fundamental conocer las estrategias que se utilizan y las problemáticas que se presentan para dar soluciones eficaces. Muchas gracias por la información.

      Responder

    Deja tu comentario

    • Nombre:
      E-mail:
      URL: (Opcional)