» » ¿Qué es el Outsourcing?

¿Qué es el Outsourcing?

iGestion 2.0 12 de marzo del 2013 Administración No hay comentarios

El outsourcing, también conocido como subcontratación o tercerización, es el proceso por el cual una compañía identifica una porción de su proceso de negocio que podría ser desempeñada más efectivamente por otra empresa, la cual es contratada para desarrollar esa tarea. De esta manera, la primer organización queda liberada de esta ocupación, teniendo más recursos y tiempo para enfocarse en la parte central de su negocio.

En otras palabras, el outsoucing es un proceso donde una empresa contrata a una agencia o firma externa especializada para hacer algo en lo que no se especializa. Un claro ejemplo donde podemos apreciar esto es en los temas pertinentes al personal. Toda empresa tiene que ocuparse de gerenciar sus recursos humanos, pero existen firmas especializadas en esta tarea, que lo pueden hacer mejor y a un costo menor del que maneja cualquier otra compañía. De esta manera, la empresa que contrata provee toda la información necesaria acerca de su personal, y la firma contratada se encarga de calcular los pagos, encontrar nuevo personal, capacitar al existente, etc. Esto resulta más económico ya que se evita tener todo un departamento recursos humanos, pagar los salarios de la gente del departamento, etc.

Hoy en día casi todo se puede contratar bajo outsourcing, pero no se debe abusar de esto. La clave es comparar los costos de lo que se va a contratar con los costos de hacerlo nosotros mismos, en muchos casos resulta más beneficioso contratar, pero en muchos otros no, dado que no solo depende de escoger la opción más barata. Antes de hacer outsourcing se deben analizar bien varios aspectos, entre ellos:

  • Los costos.
  • Los antecedentes, referencias y reputación de la empresa que se va a contratar.
  • Conocer, en lo posible, la experiencia de otra empresa que haya realizado outsourcing en el área que pensamos contratar.
  • Establecer la importancia del área o la función que queremos contratar, si se considera de vital importancia para nuestra empresa no debemos darla en outsourcing.

La regla más importante es no dar en outsourcing ninguna de las funciones o áreas que consideramos como fundamentales en nuestra empresa. Al hacerlo estamos perdiendo gran parte  del control sobre esta área. Por eso recalcamos lo dicho anteriormente: hacer outsourcing es bueno, pero hacerlo a la ligera, puede traer como consecuencia altos costos y posibles interrupciones del proceso.

Otro factor a tener en cuenta tiene que ver con algunas cuestiones legales del contrato. Es importante dejar bien en claro las condiciones y las sanciones en caso de incumplimientos por parte de la firma contratista. Por eso siempre recomendamos contar con apoyo legal en esta materia.